Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El Matrimonio, esa forma de prostitución.

Publicado en por ZHU DE

Decía León Tolstoi que el matrimonio era una forma legal de prostitución, en realidad es una forma legal de supervivencia, mediante la cual dos personas nominalmente libres deciden sobrevivir juntando sus emolumentos a cambio de sexo forzado, llamado por la Iglesia, "débito conyugal", en si una auténtica aberración, puesto que el sexo forzado solo lleva a la neurosis. El Sistema matrimonial funcionaba como un reloj siempre que cumpliese unas determinadas condiciones, a saber, el sexo conyugal solo debería prolongarse hasta el advenimiento del número de hijos que malthusianamente se pudiesen mantener a criterio de los progenitores, después venia la abstinencia, solucionada por ellos mediante la prostitución ya fuese mediante meretrices o queridas y en ellas mediante la infidelidad o la neurosis sexual. El sistema se mantuvo incólume hasta la llegada de la llamada "Revolución sexual", en ella se postulaba que tanto el marido como la mujer deberían alcanzar el misma grado de satisfacción sexual de forma continuada y prolongada en el tiempo, esto ha terminado de romper el artilugio, puesto que no existe relación intersexual que se pueda prologar en el tiempo, dado que el sexo requiere para su optimo funcionamiento del factor novedad, el deseo sexual disminuye con la rutina y aumenta con las experiencia nuevas, por ello el elevado número de infieles y los medios para conseguirlo socialmente. El matrimonio es un medio para que las clases bajas sobrevivan, juntando dos miserias para llegar a un "ir tirando", el sexo es secundario y molesto, terminado por ser una rutina de fin de semana en el mejor de los casos, o una molestia para que el miembro femenino "no se deprima", En una sociedad avanzada el problema se resuelve mediante una elevado nivel de vida y divorcios sucesivos y amistosos, que dan lugar a nuevas relaciones y divorcios. En las sociedades subdesarrolladas y africanas como la española, mediante la violencia, la resignación y el aburrimiento.

Comentar este post